“El sistema sanitario necesita de la ingeniería industrial para avanzar”. Crónica del foro: «Retos estratégicos de la investigación biomédica y su impacto estructural»

En la presentación de la conferencia «Retos estratégicos de la investigación biomédica y su impacto estructural», Don Javier Ponce, ingeniero industrial y ex director del CDTI, destacó la colaboración profesional con el doctor Cristóbal Belda en apoyo al sistema sanitario y operaciones de compra. Ponce enfatizó la integración de conocimientos científicos y tecnológicos, ejemplificada en la primera empresa público-privada con entidades farmacéuticas y también subrayó el desafío de atraer a los mejores talentos globales en el desarrollo de valores intangibles.

El ingeniero industrial y ex director del CDTI , D. Javier Ponce fue el encargado de presentar el acto.

A continuación, tomó la palabra el doctor Belda, quién primero, enfatizó la importancia crucial de la ingeniería industrial para el progreso de la ciencia, especialmente en el ámbito
biomédico. Según Belda, el avance del sistema sanitario es impensable sin la aportación de
los ingenieros, quienes desempeñan un papel vital en el desarrollo de la medicina regenerativa y la integración de entornos matemáticos de alto rendimiento. Estas herramientas son esenciales para acelerar la creación de medicamentos y mejorar la gestión de datos y registros clínicos.

El doctor D. Cristóbal Belda, durante la conferencia.

Además, Belda abordó los desafíos emergentes como el cambio climático, que conduce a nuevas enfermedades y zoonosis, y la necesidad de reeducar a los profesionales de la salud para enfrentar estos retos. Subrayó el impacto ambiental del propio sistema sanitario, particularmente en términos de emisiones de CO2, destacando la responsabilidad de la ingeniería para descarbonizar estos procesos y desarrollar sistemas sofisticados que permitan identificar y analizar genéticamente nuevos vectores de enfermedad. Discutió la incorporación de tecnologías costosas como la edición génica, y cómo la innovación puede incrementar los costes en un entorno dominado por monopolios y oligopolios debido a patentes, lo cual complica la sostenibilidad financiera del sistema sanitario. Por último, concluyó su intervención destacando el reto de combatir la desinformación, ejemplificado durante la crisis de COVID-19, y reiteró que el aumento de la esperanza de vida depende esencialmente de una tecnología que debe ser económicamente sostenible.

En el coloquio posterior a su conferencia, el doctor Don Cristóbal Belda respondió a varias cuestiones cruciales sobre los retos en la investigación biomédica y la salud pública. Primero, resaltó cómo la renta es un factor clave en la esperanza de vida, destacando que mayores ingresos suelen traducirse en una vida más larga y saludable. Seguidamente, abordó el poder de las farmacéuticas, enfatizando la necesidad de diferenciar entre el legítimo beneficio empresarial y el papel del poder público en la protección de la ciudadanía, lo que requiere un equilibrio entre ambos intereses.

El doctor Belda también aplaudió la ley aprobada en 2022 que aumenta el margen económico para la inversión en I+D, aunque advirtió que el crecimiento debe ser continuo y señaló las variaciones en las estrategias de inversión entre las distintas comunidades autónomas. En cuanto a la medicina de anticipación, subrayó la importancia de que la nueva tecnología permita personalizar la atención médica mediante la transferencia de datos de la población al individuo.

 El presidente de la Asociación, D. Germán Ayora, moderando el coloquio que hubo   después de la exposición

En relación al COVID-19, Belda comentó que, aunque los negacionistas tuvieron un alto impacto mediático, su influencia social fue menor, como lo demuestra el alto porcentaje de vacunación. Aclaró que la pandemia no cambió tanto la forma de investigar como la forma de transferir la investigación al entorno industrial para acelerar el acceso de los avances a los pacientes.

Finalmente, se mostró optimista respecto al futuro, invitando a compartir su visión positiva sobre la ciencia, ejemplificada por el rápido desarrollo y ensayo de la vacuna contra el COVID-19. Concluyó enfatizando que, con suficiente tiempo y recursos económicos, los límites son casi inexistentes.

D. Javier Ponce, el doctor D. Cristóbal Belda y D. Germán Ayora acompañados del Secretario General de Salud Pública e I+D+d en salud, D. Isaac Túnez.

No olvides también visitar la Asociación Territorial de Ingenieros Industriales de Andalucía Occidental en nuestras redes sociales.


Pincha aquí para ver el programa del evento.

Artículo anteriorEL BRUJO – EL VIAJE DEL MONSTRUO FIERO
Artículo siguienteTeatro: «Cuando los girasoles dejen de mirar»