Senderismo: El Charco del Sapo

Desde la Asociación te proponemos asistir a la actividad Senderismo: El Charco del Sapo el próximo sábado 29 de junio, a las 9:30 h., en Sierra de Aracena.

El sábado 29 de junio de 2024 vamos a realizar una ruta preciosa en la Sierra de Aracena que se llama el Charco del Sapo. Es una ruta circular de 9 km y 380 metros DAP que calificamos de nivel tres porque se recorren tramos de campo a través con exuberante maleza. Pondremos transporte desde Sevilla y también se puede acudir en coches particulares.

La excursión del Charco del Sapo tiene un recorrido duro, muy abrupto, por depresiones del terreno y collados. La mayor parte del camino discurre por pequeñas veredas. El sendero discurre por las laderas de la Sierra El Alcornocal y por los cauces fluviales del barranco Dundún, el arroyo del Puerco y la rivera de Valdelarco. No hay un sendero para bajar al Charco del Sapo: hay que hacerlo campo a través, salvando la exuberante maleza del bosque de galería, pero te merecerá la pena la maravillosa piscina natural, como precioso es el conjunto del recorrido, uno de los mejores que puedes hacer por la Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

Para los que van en coche quedaremos a las 9.30 horas en el parking que hay en la entrada del pueblo de Cortelazor, cuyas coordenadas son 37.934089, -6.626721.

Nuestra ruta comienza en el pueblo de Cortelazor, la Corte del Rey Azor. Recorremos su casco urbano y saldremos del pueblo por los lavaderos para tomar el camino de las Huertas. Cruzamos un afluente del arroyo de Valdelarco, que nace en unos manantiales que se encuentran un poco más arriba, junto a las parcelas de las huertas de la Sierra del Alcornocal. Luego cruzaremos el arroyo Valdelarco tras un brusco descenso que nos lleva a esta maravilla de lugar todo rodeado de bosque de galería. Tras caminar un tramo por la ribera llegamos al arroyo del Puerco.

Luego llegamos a la aldea abandonada de Cortebrullo. En la zona hay cochinos y las casas que quedan en pie se han reutilizado como dependencias para el ganado. La aldea está conformada por casas dispersas y pequeñas parcelas, estructura típica de la economía de subsistencia de principios del S. XX.

Caminaremos hasta una intersección donde a la izquierda se va a Cortebrullo y a la derecha se baja al Charco del Sapo. Vamos a la derecha, buscando el cauce del barranco. Hay que buscarse la vida para llegar al cauce y localizar el Charco del Sapo, que se encuentra justo debajo de la peña rocosa

Una vez en la poza del Charco del Sapo tendremos tiempo de bañarnos y disfrutar tranquilamente de este precioso entorno de la Sierra de Aracena. Después solo nos queda subir otra vez hasta el pueblo de Cortelazor al que llegaremos por una pista de cemento. Después tendremos tiempo de comer por libre en el pueblo hasta las 16.30 hora de salida.

Esta actividad tiene, para nuestros asociados, un precio de 10€ por persona (en coche propio). Podrás inscribirte con acompañantes. 

Si estás interesado en asistir nos lo debes comunicar antes del jueves 27 de junio inscribiéndote en la actividad: Senderismo: El Charco del Sapo en la Web: aiiaocactividades.e-visado.net o mediante nuestra nueva App: Asociación Ingenieros (disponible en mercados IOS y mercados Android) indicando tu nombre, número de colegiado, teléfono de contacto, correo electrónico y si asistes acompañado de otra persona.

El número de participantes dependerá del aforo disponible. En el caso de que se supere el número de asistentes, nos veremos obligados a sortear las plazas. Igualmente, en caso de no alcanzar el número mínimo de participantes se cancelaría la misma. En cualquier caso, se comunicará, a partir del 27 de junio, las personas que están admitidas mediante correo electrónico, y se comunicará por esta vía cualquier incidencia o inconveniente que pueda acontecer. Para cualquier consulta contacta con nosotros a través de la siguiente dirección: comunicacion2@aiiaoc.com

No olvides también visitar la Asociación Territorial de Ingenieros Industriales de Andalucía Occidental en nuestras redes sociales.

Artículo anteriorÓpera: La Traviata
Artículo siguienteSenderismo: El Charco Malo de Cortelazor