Publicado por marketing El 29 - septiembre - 2015 Sin comentarios

disenadoraArtículo de www.blogthinkbig.com 

Cuando Barbara Knickerbocker-Beskind vio en 2013 a David Kelley en el programa de televisión 60 minutes se planteó que ella podría echarle un cable a aquel hombre. Barbara tenía entonces 89 años y toda una trayectoria a sus espaldas como terapeuta ocupacional. Aquel hombre, David Kelley, era el fundador de la firma de diseño IDEO, que en su momento diseñara el primer ratón para Apple, así como la Palm V y otros productos para marcas de la talla de Coca-Cola o Ford.

Actualmente IDEO cuenta con más de 600 empleados y está asentada en varias ciudades de Estados Unidos, en Londres, en Múnich y en polos económicos asiáticos, como Tokio, Shanghái y Singapur. Nos habíamos quedado en que Barbara vio a David Kelley y pensó que podría ayudarle. Por las palabras que dijo el fundador de la compañía en televisión, esta veterana intuyó que en su empresa aceptaban y realmente respetaban a gente con trayectorias muy variadas.

Desde luego la trayectoria de Barbara era muy distinta a cualquiera que pudiera trabajar en IDEO. Su labor profesional como terapeuta ocupacional, apoyando la rehabilitación de personas con discapacidad o pacientes con diferentes tipos de lesiones, se unía a su formación primitiva en Artes y Diseño, que completó en 1945. A esto último sumaba las clases que había dado a partir de 1997 de base artística, para aprender nociones que le sirvieran en sus dibujos.

Porque sí, Barbara dibujaba. Practicaba esta disciplina para crear los diseños de sus inventos. Como terapeuta ocupacional había tenido que enfrentarse a múltiples retos a lo largo de su vida profesional y algunos de ellos requerían un punto más de ingenio que se sobrepusiera a los instrumentos y recursos existentes. De ahí que ideara sus propios artilugios, como una almohada cuadrara que patentó para proteger a los niños cuando se caían.

Barbara se puso manos a la obra y redactó una carta a Kelley, que envió por correo postal. La diseñadora que no usa el ordenador porque sus ojos se lo impiden. En una semana obtuvo la respuesta: la invitaron a las oficinas a conocer a parte del equipo de IDEO. La compañía estaba desarrollando en esos momentos una serie de diseños orientados a ayudar a las personas de más edad.

Puede leer el artículo completo pinchando aquí

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page