Publicado por marketing El 11 - octubre - 2019 Sin comentarios

Nuestro compañero Javier Holgado Simón volvió a dejar muy alto el pabellón de la Asociación de Ingenieros. En esta ocasión, en una durísima prueba de 53 kilómetros y más de 6 horas de duración y cruzando la línea de meta con el termómetro rozando los 35 ºC. Fue en la XII Ultramaratón Artesanos de Torrejoncillo, entre las localidades de Cáceres, Coria y Plasencia.

Torrejoncillo, conocida como «La Kenia Extremeña» por ser cuna de grandes atletas, vivió otro día de fiesta con la celebración de su Ultra Artesanos en su duodécima edición. Toda la comarca se engalanó para acoger en la Sierra de Arco a los 315 participantes que fueron tomando la salida. La prueba inició puntual dirección al Castillo de Portezuelo al amanecer. La carrera se adentraba poco a poco en plena sierra afrontando zonas técnicas de trepa rocosa, cortafuegos como los del tobogán o el Culebrero o la temible cuchilla del Sabio. El circuito discurría por zonas de alta maleza, matorral, pantanos, piedras sueltas y riachuelos.

Como bien nos relata Javi, le costó Dios y ayuda completarlo. Cojo desde los Alpes suizos y con muy poco entrenamiento, corrió solo durante 25 kilómetros. “Vi buitres sobre mi cabeza escalando las peñas. La cojera y el dolor eran cada vez mayores. Sobre el secarral semidesértico se me apareció y me tentó tres veces el diablo incitándome a que abandonara. Hasta que sobre el kilómetro treinta y tantos recuperé la consciencia al pasar por el Convento del Palancar, donde vi a Dios, que me dio las fuerzas necesarias para seguir”, relata.

Javier Holgado llegó exhausto a meta pero se había ganado una posición en el podio. Bronce de su categoría y 15º en la clasificación general absoluta. ¡BRAVO JAVI!