Publicado por marketing El 25 - septiembre - 2015 Sin comentarios

alimentaralmundo

www.knowledgeatwharton.com

Gracias a la “Revolución verde” que utiliza técnicas innovadoras para aumentar drásticamente los rendimientos de los cultivos, se ha podido alimentar a toda la población mundial, sin embargo se abre un nuevo interrogante, si de nuevo ocurriera un aumento drástico de la población, si esta podría ser alimentada.

Un estudio reciente de la Comisión Consultiva de Dupont para la Innovación y la Productividad en la Agricultura en el Siglo XXI mostró que la trayectoria actual de crecimiento de la población y el consumo de alimentos no son compatibles. El informe predice un aumento del 23 % de la población mundial que alcanzará la cifra de 9 mil millones para el año 2050. De esta cantidad, casi todo el crecimiento vendrá de los países en desarrollo, donde la productividad agrícola es relativamente baja, como es el caso en África subsahariana y Asia. “La producción mundial de alimentos tendrá que ser un 70 % mayor que la actual para cerrar el déficit entre la oferta y la demanda”, dijo el estudio. Se trata de una “brecha de productividad” que necesita ser cubierta “sin que para eso se utilice una cantidad sustancialmente mayor de volumen de tierra”.

Sin embargo, hay razones para el optimismo moderado. La Organización para la Agricultura y la Alimentación [FAO] dijo que hay posibilidades para la creación de cultivos “obtenidos por métodos agroecológicos”. “Al final, el potencial para aumentar el rendimiento de los cultivos para alimentar a la población mundial cada vez mayor parece considerable”, dijo el grupo.

Así se irían utilizando y desarrollando diferentes tipos de estrategias para el incremento de la producción agrícola y poder alimentar a toda la población.

El aumento de la producción de carne seria otra cuestión. La demanda de este tipo de alimentos está creciendo rápidamente en algunas partes del mundo en desarrollo,pero ¿y si pudiéramos producir carne sin tener que criar ganado? Andras Forgacs, empresario de bioprinting, creó una empresa para la impresión en 3D de carne in vitro. “Es biomanufactura, donde las propias células pueden utilizarse para producir productos biológicos tales como tejidos y órganos”, dijo durante una presentación en un TED Talks 2013. Forgacs destacó que estas técnicas se han utilizado en la medicina para producir partes del cuerpo como las orejas, los vasos sanguíneos y los huesos. “Además de la medicina, la biomanufactura puede ser una nueva industria humana, sostenible y escalable”, dijo. Durante la presentación, Forgacs mostró piezas de cuero cultivadas, lo cual, dijo, es el primer paso en la producción de carne y otros productos animales en laboratorio.

Sin embargo, persuadir a los gobiernos para financiar la investigación agrícola sigue siendo un desafío. “Con el tiempo, la inversión privada en la innovación agrícola ha aumentado de manera constante, mientras que la inversión pública se estancó o entró en declive, como señala el informe de 2013: “Alimentar el planeta en un mundo en calentamiento“, publicado conjuntamente con la London School of Economics y Ciencias Políticas y la Fundación de Tecnología de la Información e Innovación”. “Los gobiernos, las instituciones transnacionales y sin fines de lucro tienen que invertir esta tendencia”. Necesitamos que el Congreso triplique su inversión en investigación y desarrollo agrícola.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page